Entrevista a Teresa Forcades. Revista Acelobert Barcelona

Teresa Forcades: “una infección no se puede dar, en este tipo de virus respiratorio, al mismo tiempo en el hemisferio sur y en el hemisferio norte”

Por: Antonia Utrera

Teresa Forcades y Vila (Barcelona, 10-05-1966) es monja benedictina del Monasterio de San Benedicto en Montserrat, Barcelona. Es médica y teóloga. En 1992 marcha a EEUU para realizar la especialidad de medicina interna de enfermedades infecciosas, en la Universidad de Nueva York, en Buffalo y también hace estudios teológicos en la Universidad de Harvard. En 1997, con 31 años, ingresa en el monasterio. Ha escrito varios libros: «Los crímenes de las grandes compañías farmacéuticas» (Cuadernos Cristianismo y Justicia, 2006 n. 146, en catalán, castellano e inglés); «La teología feminista en la historia» (Fragmenta, 2007); «Ser persona, hoy» (PAMSA, 2011) «Conversaciones con Teresa Forcades» (Dado, 2012); «Está en nuestras manos» (Dado, 2014). En 2009 con la Gripe A, defendió que no había evidencia de eficacia en las vacunas que se estaban ofreciendo, con efectos secundarios adversos. Años después este argumento se hizo evidente con las enfermedades que provocaron dichas vacunas.
Ella es toda una eminencia. Detrás de su sonrisa ancha y sincera, encontramos una mujer despierta, culta, científica, activista y religiosa, defensora del ser humano como valor central.
Delante de ella registro claramente su fortaleza, su cohesión interna, la que le permite hablar con valentía, sin miedos, de todo aquello que sabe y que muchos piensan y callan. Definitivamente, lleva a su Dios adentro, esparciéndolo luminosamente con su mirada, su pensar y su sentir.
Nos cita en el barrio de Gracia, en el restaurante Casa Pagès, un local de toda la vida ubicado en la calle Libertad. La misma calle donde nació y vivió hasta los dieciocho años. Aquí ella se siente como en casa. ¡Empezamos bien!

Estamos en Barcelona, en la calle Libertad, en pleno barrio de Gracia, justo donde naciste!
Si, nazco en una calle que se llama Libertad, y ahora mismo estamos en calle Libertad esquina con calle Fraternidad, es bonito esto. Y la calle de más abajo se llama Peligro (sonríe).

Hablamos de Libertad…
Mi pensamiento teosófico y filosófico, mi tesis doctoral, está hecha sobre la noción de libertad, en el sentido que solo es posible esto que decimos libertad humana en el contexto de la Gracia. Desde un punto de vista teológico quiere decir ser estimada sin ningún tipo de mérito, por lo tanto, gratuitamente, por Gracia, es cuando la persona humana puede ser libre, y no sujeta a la cadena causal de la acción reacción. Pero yo creo que también se puede ampliar al amor gratuito humano, es decir, cuando a ti te estiman de forma gratuita, no porque has hecho esto o aquello, o porque te comportas así o asá. Cuando a ti te estiman de forma gratuita puedes hacer experiencia de la libertad, entendiendo la libertad como «poder ser tú misma».

Estamos en un momento muy delicado, a nivel planetario y a nivel humano.
Bien, yo puedo hablar de medicina, de política soy una profana, pero hay una cosa que son los acuerdos de Minsk del 2014, unos acuerdos en que la OTAN se comprometía ante Rusia a no expandirse hacia el Este. Pues la OTAN ha hecho todo lo contrario. No solo ha hecho esta política agresiva directamente, muy en las fronteras de Rusia, de forma que si hay unos misiles o cabezas nucleares, el otro país no tiene tiempo de reacción. Yo creo que ha sido una política agresiva, violando estos acuerdos internacionales. Rusia ha hecho una reacción defensiva. A mí no me toca defenderlo. Guerra nunca! Pero está claro que la interpretación que hace occidente, o que hacen los medios de comunicación mayoritarios, no responde a la realidad. Independientemente de cómo digas que ha empezado ¿ qué están haciendo los poderes de la OTAN ahora? Y los países occidentales y nuestros países europeos ¿qué están haciendo?. Están provocando más guerra, están haciendo una retórica. Según los medios de comunicación mayoritarios tenemos que destrozar a Putin. Destrozar a Putin? Ey, que es un país un poco grande, pero ni que fuera pequeño, el objetivo no puede ser nunca destrozar al enemigo. ¿Cuáles son las condiciones en las que se podría hacer un acuerdo? ¿Dónde lo hemos escuchado esto? ¿Cuál es la propuesta de la OTAN? Y cuando habla de defender fronteras, ¿desde cuándo tiene fronteras la OTAN? La OTAN es una alianza defensiva…

Como especialista en sanidad pública, ¿qué piensas de esta pandemia?
En 2014 escribí un artículo que se publicó en la revista «International Health System» donde hablaba sobre la discrepancia, la brecha, entre la evidencia científica y las regulaciones sanitarias. Bien, este es el gran problema. Tenemos una serie de entidades que tienen que regular sanitariamente y, me parece muy bien que existan, pero tienen que regular en función de la evidencia científica y no en contra. Porque entonces ya tenemos una arbitrariedad de gobierno, y lo que tenemos en esta pandemia es una violentación constante de los datos que tenemos.

Entrevista a Teresa Forcades. Revista Acelobert Barcelona

Entrevista a Teresa Forcades. Revista Acelobert Barcelona. Abril 2022

¿Algún ejemplo?
La casa Pfizer, la de las vacunas, como todas las otras, aparte de tener contratos que son secretos y que no conocemos, que son indignos de una democracia – tú puedes hacer un contrato privado con una entidad privada siempre que quieras, pero no puedes hacer un contrato privado si eres un gobierno-. Y si además, estás contratando un producto, una vacuna, que después en algunos países obligarás a la población a ponérsela, y los que no te obligan, pero, mira, te quedas sin trabajo. Ah, gracias, ¿cómo que no es obligatorio? No puedes ir al metro, no puede ir a… Esto es importante desde el punto de vista democrático, de reflexionarlo con calma. Qué nos estamos permitiendo hacer?. Y no ya esta parte secreta de los contratos y la inmunidad a ser denunciadas estas grandes compañías, sino que íbamos a otra cosa que es ¿qué información tienen estas empresas? Esta en concreto, la Pfizer, de aquello que se dice, control post-marketing, ¿qué información tienen de cómo está yendo, de si hay efectos secundarios?, ¿qué información al detalle de cómo se han hecho estos estudios que se ha dicho que han demostrado la eficacia y la seguridad?

Tendría que ser información pública.
Sí, todo esto es información de la empresa que, por las características de la pandemia, tiene que ser de alcance público. Entonces ha habido un equipo, más de cien médicos en los Estados Unidos, yo ahora también he añadido mi firma, que han hecho una demanda de estos papeles a la Pfizer. Esta compañía los tenía que haber dado. Tenía que ser la primera interesada en que todo el mundo estudie esto y, si alguien descubre algo que ellos no han descubierto, vamos todos a la una, ¿no?, estamos intentando salvar la humanidad. Pues bien, esta compañía como no daba estos papeles, finalmente los médicos han ido a un juez, han puesto una querella, una demanda contra la compañía. Por suerte, porque podría haberse parado perfectamente aquí, pero este Juez ha dicho, estos papeles se tienen que librar. Y la casa Pfizer ha dicho “de acuerdo, de aquí a setenta y cinco años”. El Juez ha dicho “no, se tiene que librar ya!. Pfizer ha dicho “es que son ochocientas mil páginas”. “Bien, pues de aquí a tres meses cuarenta mil y vamos siguiendo”. Ya han pasado los tres meses, y, por lo tanto, ya tenemos acceso.

 “Hay más de cuarenta y un mil efectos secundarios graves y más de mil muertos de la vacuna”

¿Y qué dicen estos papeles?
Es una página pública en inglés que todo el mundo puede leer. En esta página, entre otras muchas cosas hay lo siguiente: el 13 de diciembre de 2020 empezó la vacunación de Pfizer en los Estados Unidos. El 13 de febrero de 2021, dos meses después, Pfizer ya tenía un documento interno que ahora es el documento oficial que han dado al Juez de los Estados Unidos. Y ¿qué decía al cabo de dos meses? Que hay más de cuarenta y un mil efectos secundarios graves y más de mil muertos de la vacuna. Ah! Gracias por decirlo ahora. Y los que tenían acceso a esta información iban repitiendo que la vacuna era segura. ¿Cómo que es segura? Me estás diciendo ¿más de mil muertos? Qué proporción es esto? ¿Cuántas vacunas se habían puesto? Este detalle lo han marcado en negro. Están escondiendo todo lo que pueden en este litigio para que todavía tengamos ciertas dudas de lo que tenemos que analizar.

Muy fuerte…
Junto a esto, porque lo hemos sabido hace dos semanas, un director de una compañía de seguros de las más importantes de Alemania, que tiene más de diez millones de asegurados, y -esto yo no me lo puedo callar porque esto es un tema de sanidad pública- que ha salido diciendo que estas vacunas hacen daño a un 3,5% de la población, que hay tres millones de alemanes afectados gravemente por la vacuna. Y, aquí en nuestro país, en España, ¿qué? Pues yo estoy por abrir una propuesta de “todo el mundo que tenga efectos secundarios, recojámoslo nosotros, recojámoslo a nivel popular” porque me parece que va más allá, incluso, de lo que yo me pensaba.

¿Y la vacuna a los niños?
La vacuna a los niños todo el mundo de medicina te dirá, porque son los datos oficiales, que la probabilidad de tener una enfermedad grave o de morir del coronavirus, no de la vacuna, es del 0,002 %. En medicina nunca es todo o nada, entonces, dejémoslo abierto. Pero quiere decir que es ínfima. ¿Cuál es la probabilidad de que le haga daño la vacuna a un niño? «Ah, no lo sabemos, porque nadie lo sabe, son productos experimentales». ¿Cómo te pondrás en riesgo por una cosa que es infinitesimal el riesgo que tienen? Y la otra es que no lo sabes a largo plazo. ¿El aspecto reproductivo? «Ah, es que no lo tenemos». Pero es que hay un cuarenta por ciento de mujeres que tienen trastornos menstruales.. «Ah, es que se acumula la proteína Spike en el ovario». ¿Y a estas niñas que les pasará? «Ah, no lo sabemos».¿ Cómo, qué es esto? Es aberrante… Las embarazadas excluidas del estudio inicial… «No, pero después hemos hecho un estudio en el segundo y tercer trimestre». Y el primer trimestre? Hay un trescientos por ciento de incremento de aborto. Es muy grave.

Gravísimo.
Yo lo único que puedo decirte es que es lo más grave que he vivido nunca desde el punto de vista de fraude de salud pública.

Y todo esto, a nivel mundial. ¿Cómo es posible?
En 2009 tuvimos aquella pandemia de la Gripe A. Los virus respiratorios en general no son nunca al mismo tiempo en todo el mundo, porque son virus estacionales. El invierno favorece esta carencia de ventilación, favorece la transmisión de virus respiratorios, por lo tanto, los casos de patología por vía respiratoria se dan en invierno. Y el invierno es diferente en el hemisferio norte que en el hemisferio sur. Cuando hubo la Gripe A vimos primero la afectación en el hemisferio sur y cuando llegó al hemisferio norte ya sabíamos que no mataba gran cosa. Entonces este miedo que se generó al principio, este pánico y esta insistencia de los órganos oficiales y de los “mass media” de dar miedo, no incidió, porque cuando llegó al hemisferio norte ya sabíamos que no se habían muerto. En cambio, esta vez ha sido diferente, esta vez lo hemos hecho todo al mismo tiempo. Pero ¿cómo es posible si todavía existe el hemisferio sur y el hemisferio norte? Todavía existe el hecho científico incontrovertible de que una infección no se puede dar, en este tipo de virus respiratorio, al mismo tiempo en el hemisferio sur y en el hemisferio norte.

Entrevista a Teresa Forcades. Revista Acelobert Barcelona. Abril 2022

¿Entonces?
Pues lo he sabido hace poco, se trata de una iniciativa de dos abogados alemanes que se llaman Reiner Fuellmich y Viviana Fisher. Reiner Fuellmich fue el abogado que llevó el caso contra la Volkswagen, por el tema aquel de los motores que contaminaban y que lo ganó. Volkswagen tuvo que pagar una multa millonaria. Pues este abogado que había ganado contra una multinacional, haciendo esto vió cómo es que el poder podía hacer un fraude de este tipo, y que la democracia, la justicia, los diferentes niveles reguladores no estaban funcionando, ¿qué está pasando? Pues han estado haciendo durante los dos años de pandemia entrevistas a diferentes personas, tanto a médicos, biólogos, abogados, para intentar entender que estaba pasando. Ahora han empezado como un jurado popular, ahora en febrero. Y ¿por qué lo hacen con un jurado popular? ¿por qué no van a un juez directamente y presentan una querella? Lo están intentando y no se los coge nadie, porque se están querellando contra la OMS, contra la administración de los Estados Unidos, contra los CDC’s, los centros de control y prevención de enfermedades, contra Anthony Fauci y contra Christian Drosten, que es el que inventó la Pcr. No están encontrando donde hacerlo y lo están haciendo por internet, no para abandonar hacerlo oficialmente, pero como mínimo están recogiendo la evidencia, la han hecho pública y esto se ve en www.grand-jury.net.

¿Y se puede consultar?
Si, tú puedes ver allá cinco sesiones, empiezan con geopolítica, siguen con la Pcr, después con las vacunas y acaban con la eugenesia, y la gente que habla, lo recomiendo, valen todos la pena. En concreto me quiero fijar en una abogada que se llama Astrid Stuckelberger, una catedrática de Ginebra y consultora de la OMS de toda la vida.

¿Y que dice?
Dice que entre la Gripe A del 2009 y la de ahora, ha habido una cosa nueva que no existía antes, un instrumento legal regulador que se llama: Public Health Emergency of International Concern (PHEIC), aprobado y refrendado por la OMS, del que no nos hemos enterado, que dice que si el director general de la OMS declara, no una pandemia, que también, sino la PHEIC – lo tiene que haber recomendado el Comité de Emergencia del Coronavirus, o el problema que sea- entonces este Comité su responsabilidad es decirle al director general de la OMS que declare la Emergencia internacional y producir protocolos de cómo se tiene que actuar. Y estos protocolos son obligatorios para todos los países miembros que son todos los países del mundo, menos el Vaticano y Liechtenstein, porque todos son de la OMS.

Esto está fuera del derecho internacional.
Totalmente, es una excepción, porque en derecho internacional los países, como son soberanos, se supone, da risa, pero se supone, los países en derecho internacional tienen que hacer el «opt-in» que quiere decir que te llega el acuerdo internacional y tú tienes que elegir ir. Entonces tú dices, «ok, no va en contra de nuestra constitución, entonces, nosotros representantes democráticos directos del pueblo nos parece que estamos protegiendo el interés nacional nuestro, pues, lo aprobamos. De acuerdo, OMS, cuenta con nosotros». Pues la novedad es que tienes que decir «Yo no quiero». Porque si no dices «yo no quiero», inmediatamente es obligatorio para tu país, por encima de tu Constitución. Pero tú no puedes decir «yo no quiero», si lo dices te quedas fuera de la OMS. Y ¿quién será el guapo que lo diga?, ¿tú crees que Pedro Sánchez puede decir «nosotros no lo haremos»?, y después dirán que todos los males del mundo son culpa de España. ¿Qué país puede decir que no? Esto es gravísimo. Y fíjate que PHEIC suena a FAKE. Si el director general de la OMS dice PHEIC, todo el mundo tiene que hacerlo.

“Quien está financiando la OMS es la Fundación de Bill y Melinda Gates, y la industria farmacéutica, y la Coca Cola”

¿Desde cuándo la OMS se financia con capital privado?
Hasta los años 90 había más capital público que privado, pero a partir de los 90 es más privado que público. La realidad es que quién está financiando la OMS es la fundación de Bill y Melinda Gates, y la industria farmacéutica, y la Coca-Cola. La OMS, no la has sentido nunca decir que los niños no tienen que beber bebidas gaseosas, que son terribles, por cierto, pues no, en los Estados Unidos ¡venga! niños con obesidad. La OMS, en este momento, en absoluto es independiente de estos intereses de las grandes multinacionales.

La OMS tampoco habla de los efectos secundarios de las vacunas.
No, la OMS oficialmente ha dicho que no hay transmisión por asintomáticos.

Y también prohibió hacer autopsias a los cadáveres durante la pandemia.
Sí, piensa que todo esto sale de este instrumento legal, el Comité que se constituye. Y además, la secuencia temporal es así: China empieza a detectar unos casos de neumonía atípica a finales de diciembre de 2019. El 1 de enero de 2020 la OMS ya envía una carta al gobierno Chino, diciendo, «¿qué está pasando?». ¿Cómo es que se dieron cuenta de esto?. El 3 de enero, dos días después, China contesta a la OMS y le dice «es una neumonía, tenemos cuarenta y cuatro casos, hay once personas que están graves y no sabemos el patógeno». El 10 de enero China dice que lo ha identificado y que es un coronavirus Sars, que quiere decir que puede provocar el síndrome respiratorio agudo. El día 13 de enero, tres días después, Christian Drosten que es un virólogo de la Charité de Berlín ya tiene el test de PCR. Y una vez se tiene este test, los casos que eran cuarenta, pasan a doce mil, porque el test tiene un 97% de falsos positivos.

Toda la pandemia se ha sustentado en estos tests PCR.
Exactamente, si tú no tienes un número determinado de casos en más de tres países, no puedes declarar el PHEIC. La OMS declaró el PHEIC el 31 de enero. Al cabo de un mes y medio, el «opt-down» estaba en todo el mundo.

Y todos los países, obedeciendo.
Obligados. Además los países en este mundo en crisis, encantados de la vida de tener un protocolo que te dice exactamente qué tienes que hacer: tienes que convocar un Comité, tienes que notificar cada diez días, tienes que hacer el opt-down, tienes que comunicarlo así a los medios de comunicación, el protocolo que tienen que decir…

Ya en 1976 el teólogo Ivan Illich dijo que se estaba especulando con la salud y la enfermedad de las personas.
Sí, dijo esto y yo estoy totalmente de acuerdo, el sistema sanitario, esto quiere decir, las grandes compañías farmacéuticas, su influencia sobre las revistas científicas, sobre las sociedades científicas, su influencia sobre las universidades, su influencia sobre los gobiernos, las comunicaciones, todo esto se ha convertido en una amenaza, porque viven de la enfermedad. Hasta los años 60, cuanto más se les hacía caso a los expertos médicos, menos enfermedades había. A partir de las grandes farmacéuticas, los antibióticos, etc., como dice Ivan Illich, escuchar a los expertos quiere decir que hay más enfermedad. Uy, las arrugas son una enfermedad ahora. Uy, esto que se llama la «edad del pavo» de los niños adolescentes, es una depresión juvenil, se tiene que medicalizar. Tener un poco de timidez se llama fobia social, se tiene que dar un medicamento, cuanto más escuchamos a los expertos médicos, más etiquetas patológicas hay, y más medicalizamos…

También con el TDA a los niños.
Sí, hay un 10% en los Estados Unidos. Esto es imposible. Tú siempre puedes tener unos niños que necesiten medicamentos incluidos los medicamentos psicoactivos, porque esto es complicado, no se puede negar, pero un ¿ 10%?. No puede ser. Tal como dijo Ivan Illich -él nunca lo retiró y yo estoy totalmente de acuerdo- el sistema es fuente de patología, es fuente de enfermar, o bien porque damos medicamentos que tienen efectos secundarios o simbólicamente, porque ponemos una etiqueta de enfermo cuando no haría falta. En los años 90 Ivan Illich dijo que hay otro aspecto sin el cual este sistema fracasaría y es que, nos lo creemos, y esto es muy importante. Por eso, yo no digo medicalización, sino “medicamentalitzación”. Si no hay la parte de mentalización, si tú no vas y dices, necesito una pastilla porque hoy estoy nerviosa, este sistema se encontraría que no… Ey, lo digo en positivo, para decir, ¡ánimos!, que pueden tener mucho poder, pero si decimos no, es que no.

“Según Mattias Desmet, para llegar a tener un fenómeno del tipo «formación de masas» primero tienes que hacer una cosa que es «aislar a las personas al máximo» y tienes que tener un peligro, pero tiene que ser «un peligro indeterminado».

Y la violencia interna que todo esto genera…
Sí, podríamos citar a un catedrático de psicología de Bélgica, Mattias Desmet, es uno de los que más ha estudiado lo que se llama «formación de masas». Algunos le dicen “psicosis de masas”, pero él no usa esta palabra «psicosis» y a mí me gusta porque el psicótico está como aislado. “Formación de masas” es al contrario, significa que estableceremos un vínculo social pero alrededor de una cosa peligrosísima. Para llegar a tener un fenómeno del tipo «formación de masas» primero tienes que hacer una cosa que es “aislar a las personas al máximo». Todos tenemos nuestros problemas, pero tú tienes tus maneras de compensarte, familia, amistades, tus distracciones, ir a paseo, el deporte que es fundamental, divertirte, reír… cada cual tiene su equilibrio más o menos. En el “upt-down» solo serán quince días» después, quince días más… Qué fue al final, dos, tres meses? Todo el mundo que esté borderline ya te abocan, ¿hacia dónde? Empieza la ansiedad a crecer y los que nunca jamás habían tenido, ahora empiezan a tener.

Terrible.
Segundo elemento, para crear una «formación de masas» tienes que tener un peligro, pero tiene que ser un peligro “indeterminado». Si es un peligro real tú dices «este es el peligro» y tienes recursos como persona, pero ¿te recuerdas al principio? Era asi: «las cosas también lo transmiten, no puedes ir al supermercado, tienes que llegar a casa y limpiarlo todo, las suelas de los zapatos…» Esto es terrible. «Ahora la mascarilla no, no hace falta, ahora la mascarilla sí que hace falta…» y todo esto viene del grupo regulador que decía en los gobiernos lo que se tenía que hacer. Y es un juego, un experimento social, psicológico, de crear cuanto más inseguridad mejor, porque cuando hay una amenaza que es indeterminada, tú acabas generando una angustia. Cuando tú tienes esta angustia generalizada es cuando – te lo explico tal cual lo explica en Mattias Desmet porque creo que ilumina bastante lo que ha pasado- cuando tienes la angustia generalizada, no antes, es cuando viene la solución. Y la solución tiene que venir cómo «¡es esto y nada más!», no puede ser «parece que una vacuna quizás nos ayudará…» no! tiene que ser: «el día que la tengamos, ¡se ha acabado esto!». Es que lo decían así. Y se tiene que decir así para que psicológicamente haga el efecto que hizo. Se ha de hacer el miedo máximo, y evidentemente con los medios de comunicación, sin ellos no se podría hacer, y los comunicados oficiales con los militares detrás, ¿recuerdas? «Todo horroroso, horroroso, horroroso», así todo el día… Miedo máximo, angustia máxima… y entonces! Ta-tam!» No nos lo podíamos haber imaginado nunca, ya lo tenemos! 95% de eficacia! Y todo el mundo, ufff, respira…

Totalmente confiados.
No es porque seamos tontos, es porque somos humanos, tenemos sensibilidad, y gracias a Dios que tenemos. Entonces viene «la solución». Esto es la cosa que se crea que te engancha a esta solución ¡de una manera! -digo que forma parte de tu humanidad- y esto que habías perdido que era el vínculo social, ahora genera un vínculo porque todos estamos a la una con esto. Y aquí viene la cosa. Hay dos consecuencias. Una es la intolerancia absoluta a cualquiera que cuestione esto, no se puede cuestionar, porque tú no estás aquí racionalmente, estás aquí emocionalmente. Lo necesitas, estamos muy hechos psicológicamente y nos defiende nuestra psique que dice «no, no te muevas de aquí porque te harás daño» porque no se puede aguantar, tú no puedes estar meses con angustia, y tu psiquismo te defiende. Es como el síndrome de Estocolmo, te secuestran y tú acabas diciendo que el secuestrador quizás tiene razón. ¿Por qué? Porque esto no lo puedes aguantar. Entonces es como un secuestro colectivo del mundo.

Un secuestro colectivo…
Hay una segunda cosa que es la intolerancia total a la voz disidente, por mucha razón que tenga, por catedrática que sea, es igual, no puedes oírlo. Y tolerancia absoluta a la voz oficial, porque mira que han dicho mentiras, una detrás de otra. Pero,¿ no dijeron que con una dosis todos teníamos inmunidad, que si todos nos vacunamos ya estaba? No, tienen que ser dos dosis, ah!, de acuerdo! No, tres; no, cuatro… No hay límite, es igual, ni que digan veinticinco. La comparativa de esto es cómo si te hubieran hipnotizado. Si a tí te hipnotizan te pueden operar, yo conozco gente que lo hace y es una suerte, te hacen un corte, te están haciendo daño y tú ves el corte, ves la sangre, y no te hace daño. Esto es lo que está pasando, que te quedas sin nada, te toman todo, ves la sangre, ves el corte… y no, no reaccionas, no pasa nada. Es como una hipnosis.

“La universidad pública de Milán prohibió un curso con un profesor porque hablaba de Dostoievski”

¿Han ganado la partida?
Aquí ha pasado esta cosa de la Ómicron que yo no sé de donde viene, porque la otra viene de un laboratorio, no es un virus natural. La Ómicron también parece que viene de un laboratorio, pero no sé si a alguien le ha cogido el remordimiento y ha soltado la Ómicron esta, porque yo diría que esto que yo estoy explicando era terrible, era un éxito total de manipulación social, pero la Ómicron lo ha estropeado bastante. Ahora con la guerra, vuelve a haber otra psicosis de masas, esta es otra formación, pero es igual, todos estamos otra vez con el miedo, la angustia y todos juntos ahora con el lacito amarillo y azul este… La Universidad pública de Milán prohibió un curso de un profesor porque hablaba de Dostoievski… hubo mucha gente en contra y dijeron, “ok, de acuerdo, que hable de Dostoievski, pero tiene que hablar también de un autor ucraniano”.

Ahora es la rusofobia.
¡Pero de una forma!, tú crees que los paralímpicos no tienen que hacer sus prácticas? Personas que están en dificultades físicas y que es un superarse a sí mismas estar entrenando… ah! no pueden ir! Pero ¿esto que es? Es una reacción propia de las guerras culturales de China, la contra revolución cultural que cuando lees los libros te quedas estremecido, pero es así.

¿Está en nuestras manos?
Hemos empezado hablando de libertad, ¿verdad? Pues no la negaré al final de la entrevista (ríe), no la puedo negar nunca, yo soy, por mi fe cristiana… creo que el mundo lo ha hecho Dios, y que Dios es bueno. Y que si el mundo no tuviera solución ya lo habría fulminado, diría:»¡me ha salido mal y basta!» (ríe). Lo digo así pero es como lo creo, cuando lo pienso, me digo, «espérate, céntrate, respira». Yo creo que el mundo lo ha hecho Dios, sé que no todo el mundo piensa así, yo lo creo de verdad y que si no está fulminado es que hay solución. Entonces, no sé cual, pero estoy segura de que la solución pasa por aumentar la descentralización, al contrario de este mundo globalizado de gobierno único, esto es lo más peligroso, lo estamos viendo, ¿no?. Un mundo descentralizado, el principio de subsidiariedad, que quiere decir que si una cosa se puede hacer en un nivel más bajo no se haga en un nivel más alto.

¿Es suficiente?
Lo que pienso, con esto de la guerra de nuevo, con los inmigrantes, un millón de inmigrantes aquí, un millón allá, es un proceso de erosión del bienestar social. Esto está claro, ¿qué más quiero que ser acogedor? Que los países acojan y que no haya fronteras de este tipo exclusivo. Pero una cosa es tener esta apertura y otra cosa es hacerlo de forma que desestabilice, sin unos corredores bien hechos, sin una forma, que sabes que creará dificultades. Y parece que se está haciendo mal, ya desde la inmigración de todas las guerras anteriores. Ahora han subido los precios de la energía e irá a peor y subirá más, más gente a la pobreza. Parece que lo que se está preparando es «subsidio social para todo el mundo». Y ¿qué quiere decir? Que te lo da el Banco Central, que controla tus ingresos. Tarjeta de crédito para que nadie haga fraudes. Se tiene que hacer de una manera que eliminamos el dinero en efectivo y es una herramienta de control obvia, como es el pasaporte. Tenemos que procurar no ir hacia aquí.

Volvemos al «trueque».
Hay muchas comunidades que lo hacen con monedas propias entre el grupo, o incluso, sin moneda, parece que es más práctico tener alguna forma de intercambio, la tierra, que tengas lechugas -parece que esté hablando aquí de una catástrofe-, pero yo creo que sí, que quién pueda se organice a nivel de colectivos, para tener una alternativa a este control social. Lo que ha pasado en Canadá con los camioneros: El principal portavoz, que siempre ha sido pacífico y siempre ha dicho cosas muy razonables, tiene congelada su cuenta bancaria y la de su compañera también. Entonces si quieren dar de comer a sus hijos, alguien les tiene que dar el dinero. Hay una a la que le piden diez años de prisión. Aquí en Cataluña lo hemos vivido con el proceso catalán, con una de mentiras en los medios y de una represión contra las personas. De aquí tendríamos que haber sacado alguna lección, porque el juego no es un juego fascista abierto o totalitarista de decir «Aquí yo soy el ‘caudillo por la gracia de Dios’ y todo el mundo tiene que hacer caso», no, ahora somos «progres».

Los avances sociales siempre han sido desde abajo, nunca desde arriba.
Sí, siempre, en Gran Bretaña hicieron unas manifestaciones en contra de que obligaran a los sanitarios a vacunarse. Había cien mil que dijeron «nosotros no nos vacunaremos» y el gobierno británico ha tenido que echar para atrás. No hay solución rápida, pero yo veo que es la manera de vivir. Lo que tú sabes, darlo a conocer y activar alrededor de esto. Y no perder los espacios de buen humor, si puedes… ¿Por qué? Porque es la contrapartida a la psicosis esta. Lo primero que hacen los totalitarismos es eliminar a los intelectuales. Y dentro de los intelectuales, los primeros que eliminan son los humoristas, porque es incompatible con el totalitarismo, el humor. Entonces no tenemos que perder la capacidad de reír.

Entrevista a Teresa Forcades. Revista Acelobert Barcelona. Abril 2022

A los 15 años leíste por primera vez los Evangelios y, ¿qué pasó?
Me enfadé. ¿Cómo es que mis padres, la vida, el mundo, como es que no me explicaron esto cuando era pequeña? , Y, ¿Cómo es que no me han dicho que existe un Dios así? Porque yo entiendo este Dios como te he dicho antes, del amor y la libertad. Puedo ser libre porque no tengo miedo, porque experimento un amor que me sostiene. Claro, entonces si esto existe, si hay este Dios y si nos ha hecho a todos sin excepción y si todo el mundo puede sentir esto, ¿cómo es que no lo explican a todo el mundo?

Y, ¿Qué hacer para conectar con este amor “gratuito”?
Aquí sí que tengo la fórmula! Media hora de silencio cada día. Yo te diría de plegaria, pero para una persona que no sepa, pues media hora de silencio, no hace falta más. Adentro te lo explicará todo. Hay una cosa de la monástica que dice «ve a tu celda y tu celda te lo explicará todo. No te fíes de lo que digo yo, ó de lo que dice otro, tú ves a tu celda”. Yo lo hago así, es esto de, «Yo ¿que quiero?» Intenta conectar con tu anhelo profundo. Tú ¿que quieres? “No sé qué quiero”. Vale, tranquilo, mañana vuelves a hacer media hora de silencio. No sufras que acabarás encontrándolo. Cuando tú te conectas con tu deseo interior, ya estás conectada a Dios. Entonces, puede ser que acabes mal, porque Jesús acabó en la cruz, pero bien, dió fruto.

Antonia Utrera

Vídeo de toda la entrevista en www.acelobert.com