Con la llegada del verano y consecuentemente del calor y las altas temperaturas las personas que sufren de hinchazón y edema en las piernas ven como su problema empeora. Las piernas, debido mayormente a la dilatación venosa ven afectada su circulación de retorno y tienden a hincharse y acumular líquido en su parte inferior, pies tobillos y pantorrillas y ello da lugar a una serie de síntomas típicos y bastante molestos como piernas cansadas, edemas, dolor o calambres.

Es importante contar con herramientas que nos permitan sobrellevar estos síntomas. Lo primero y más importante es saber que si una persona tiene problemas de retorno venoso, hinchazón y edemas importantes en sus piernas debe acudir al médico puesto que esto puede indicar la presencia de algún problema cardíaco, hepático o renal que necesite la asistencia y supervisión de un médico.

En cualquier caso, debemos ser conscientes de la importancia que tiene la musculatura para ayudar a que el retorno venoso se realice convenientemente, la musculatura actúa como una bomba que utiliza la contracción muscular para “empujar” los líquidos (sangre o linfa) hacia arriba evitando que se acumulen en la parte baja de las piernas, por eso es tan importante huir del sedentarismo y activarse en la medida de lo posible. Bien sea dando un paseo o realizando una serie de ejercicios como elevar las piernas alternativamente en posición tumbada y realizar movimientos de flexión-extensión o rotación con el pie. Es importante tener en cuenta que, para preservar nuestra espalda, mientras realizamos el ejercicio con una pierna estirada y levantada un par de palmos, la otra pierna debe estar doblada, con el pie apoyado en la cama. La frecuencia del ejercicio debe ser diaria, mañana y tarde, por ejemplo.

Otra de las cosas que podemos hacer es un masaje o automasaje, con alguna crema que nos recomiende el médico o con aceite de almendras, el masaje debe ser en sentido ascendente, por la parte posterior de la pierna y debemos llegar hasta el muslo, sin apretar demasiado, debe resultarnos agradable.
Los baños alternos con agua fría-caliente también van a ayudar a nuestras piernas a sobrellevar el problema y aliviar la sensación de pesadez y el dolor
Debemos tener en cuenta la necesidad de beber agua en cantidad suficiente ya que la hidratación es fundamental para todo nuestro organismo en general y para mantener el buen trofismo de la piel en particular y para ayudar al cuerpo en la eliminación de toxinas.

David Gracia – Fisioterapeuta y osteópata en Centros Amunt

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter