Hoy en día podemos decir que estamos inmersos en una nueva ola de feminismo donde algunos hombres estamos posicionándonos más claramente contra el patriarcado y contra la masculinidad hegemónica, buscando construcciones de la masculinidad alternativas más sanas.

Por ello, cada vez está más presente el concepto de «nuevas masculinidades», un concepto interesante y necesario pero que a veces puede pecar de simple. Cuando hablamos de masculinidad hegemónica todavía a muchos les viene la imagen de un macho ibérico, valiente, un Bertín Osborne, pero sólo viendo la nueva camada política y los anuncios de AXE observaremos que, como ya nos anunciaron, la masculinidad como cualquier otro constructo, es cambiante y busca sobrevivir. No le importa cambiar de forma con la condición de que el poder se mantenga.

Ahora la masculinidad hegemónica nos habla de un hombre joven, preocupado de bajar la sobreestimulación sexual (los anuncios hablan por sí solos), respetar la mujer, la diversidad, etc. Pero sigue siendo una masculinidad pensada desde el hombre y para el hombre, manteniendo los ejes de poder y de normatividad. Echo de menos un cuestionamiento propio, porque no hay suficiente con expresar el respeto hacia la diversidad de la otra persona. Necesitamos encontrar todo un camino y el valor para recorrerlo. Un camino en el que trabajamos nuestra sexualidad, nuestro cuerpo, nuestro deseo y nuestra expresión, entre otros.

Volviendo al título, veo muchos hombres estudiando, trabajando y haciendo acciones con el título de nuevas masculinidades como bandera, como si el hecho de que algo nuevo fuera necesariamente buena. Como dice Jokin Azpiazu, «mejorar» la masculinidad no supone un deseo de cambio real, quizás es necesario cuestionar la masculinidad en todas sus vertientes.

Ion Pagola, Homes Igualitaris (AHIGE Catalunya)

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter