Los castellers de Vila de Gràcia nacieron hace 21 años en el barrio cuando un conjunto de jóvenes decidió montar un grupo. Oriol Constantí, su jefe, explica que a partir de ahí comenzaron a crecer hasta llegar a ser unas 170 personas en ensayos normales, 200 en ensayos extraordinarios, 250 en actuaciones de castellers e, incluso, 400 en actuaciones en Tarragona.

Aparte de estar presentes en Gracia también participan en diferentes concursos en Cataluña. Como explica Constantí, «históricamente las actuaciones de castellers se hacían sólo durante las Fiestas Mayores». Con el paso del tiempo, sin embargo, se empezaron a crear festividades castelleres y cumpleaños de los grupos, entre otros. El hecho casteller, aunque concentrarse principalmente en la zona de Tarragona y Valls, también se da en el resto de Cataluña y en el extranjero. De hecho, este año el grupo visitará Andorra y «está pendiente de ligar algo en Berlín».

En cuanto a los ensayos, els castells los hacen por partes. La más importante, que es la de arriba, se ensaya por un lado. Después, se practica la parte del medio, el tronco, por la que se hace pasar a los niños. Finalmente, queda la piña, la parte más baja. Además, Constantí apunta que trabajan con una red y, en caso de peligro, los niños está más protegidos.

Siguiendo con las medidas de seguridad, el representante de la colla castellera de Gracia explica que en 2004 se publicó un estudio de la Coordinadora de Colles Castelleres donde se hacía una comparación del daño que se hacen los niños en el patio del colegio y el que se hacen en els castells. Los resultados concluyeron que los niños se hacen más daño en el patio. Sin embargo, las contusiones en el mundo dels castells se localiza principalmente en la cabeza y, por tanto, desde entonces se incorpora un casco, que no sólo protege a los niños sino también a los castellers que están a la piña.

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter