Homes Igualitaris. Acelobert Juny 2022

Hombres Igualitarios: (Des)aprender a ser hombre

Por: Santiago Guerrero Benalcázar

Todavía recuerdo con alegría aquellos días en que, con ocho años, mi mamá y mi papá se juntaban a jugar a la canasta con amigas y amigos. En algún momento de la noche, yo dejaba lo que estaba haciendo y acostumbraba a acercarme a la mesa de las personas adultas. Sin ningún motivo en particular, le daba un beso a mi viejo o a mi vieja y, acto seguido, me sentaba sobre sus piernas para ver la partida de cartas. Una de las amigas de ellxs decía, sobre mí, con ternura: “Ay, él, siempre tan cariñoso y bueno”. Disfrutaba muchísimo toda esa situación.

Sin embargo, uno no sabe cuándo ocurre exactamente, pero llega un momento en la vida del hombre en que cierto tipo de gestos son señalados y rechazados socialmente. La sensibilidad se resignifica. Eran tiempos en que asistía a la escuela secundaria cuando mis amigos y compañeros de curso vieron cómo trataba a mi hermano -cinco años menor que yo- y uno de ellos soltó: “Si lo tratás así, va a salir puto”. No tengo registro de lo que dije o hice aquel día, pero supe que el cariño y la empatía no estaban bien vistos en mí. Los hombres (de verdad) lo teníamos prohibido.

¿Qué hay detrás de estas prácticas violentas, coercitivas? La marca de un límite. Hasta acá sí, más allá no. La presencia -en ausencia- de tu grupo de pares cada vez que realices cualquier acción. La advertencia ya fue realizada: ¡Te puede salir puto! No hay peor amenaza en la vida, desde la masculinidad tradicional (y la heteronormatividad), que ser puto. Entonces, la vigilancia nos la empezamos a aplicar nosotros mismos.

En relación con esto, Rita Segato expresa que el hombre es víctima del mandato de masculinidad, que existe una violencia que es intra-género. Por esta razón, la autora dice: “Los hombres deben entrar en las luchas contra el patriarcado, pero no deben hacerlo por nosotras y para protegernos del sufrimiento que la violencia de género nos inflige, sino por ellos mismos, para liberarse del mandato de masculinidad” (2018: 46).

Tenemos que luchar por y para eso. Para que el recuerdo de los pibes del mañana sea sobre lo que pudieron ser y no acerca de lo que no los dejaron ser.

Santiago Guerrero Benalcázar

Homes Igualitaris – AHIGE Catalunya

www.homesigualitaris.cat