“Mientras no hayas muerto y vuelto a levantarte, extranjero eres para la tierra oscura.” (Goethe)

Por: Antonia Utrera.-

Felicidades querido/a Escorpio! Si naciste entre los días 22 octubre y 21 de noviembre aproximadamente, significa que a nivel astrológico el sol estaba en el signo de Escorpio en el momento de tu nacimiento.

Escorpio, junto a Cáncer y Piscis, pertenecen al elemento Agua, la energía primordial, fuente de toda vida. Lo que verdaderamente motiva y mueve a los signos de Agua es el mundo de los sentimientos y las emociones. Cuando están armonizados con las dimensiones más profundas de la vida de manera consciente, son los signos más intuitivos y psíquicamente sensitivos, empatizando con facilidad con los sentimientos de los demás.  Sin embargo, cuando no están en contacto con su mundo emocional, los deseos compulsivos, los miedos irracionales y una extrema hipersensibilidad puede apoderarse de ellos.

De los tres signos del elemento Agua, la intensidad emocional pertenece al signo de Escorpio. Cáncer buscará despertar sentimientos en los demás, Piscis querrá que estos sean compartidos y Escorpio necesita interiorizarlos, vivir intensamente el poder emocional dentro de sí fundiéndose con el otro, para conectar con la Unidad. No en vano rige la sexualidad.

El símbolo de Escorpio,  a diferencia de los demás, -Aries el Carnero, Tauro el Toro, Géminis los Gemelos, etc..-, se representa de varias maneras: el escorpión, la serpiente, el águila y el fénix. Todas ellas nos hablan de los procesos y ciclos permanentes de cambio, muerte y renacimiento o renovación, a los que inevitablemente está sometido todo lo existente.

El agua de Escorpio es la de los pantanos, el caldo de cultivo que en su descomposición origina nuevamente la vida.

En Egipto, el fénix era un ave mítica. Tras haber sido consumido por el fuego, surgía de sus propias cenizas para volver a vivir, convirtiéndose así en símbolo de inmortalidad. Escorpio nos recuerda que la vida es inseparable de la muerte. Y que toda muerte es germen de nueva vida. La muerte como proceso de pérdida en cualquiera de sus formas.

El signo de Escorpio es intensamente pasional, leal y de sentimientos profundos. Tiene una gran determinación y fuerza de voluntad, un gran autocontrol.  Capaz de mover energías poderosas, busca penetrar en los misterios de la vida. Le atrae especialmente aquello que está oculto, que es invisible a los ojos, necesita ver que es lo que hay detrás, de fondo, o debajo de lo aparente. Le aburre soberanamente lo superfluo, y zarandeará todo lo necesario para conectar con la verdad, con los huesos, con lo que hay de real tras lo aparente. Son grandes estrategas. En su forma negativa puede despertar dentro y fuera de él los aspectos de la vida más oscuros, el instinto en toda su crudeza, la posesión, violencia, celos, envidia, tiranía, resentimiento y auto-destrucción en un “todo o nada”, ante el dolor y la impotencia proyectada en los demás.

Su regente  Plutón, dios del inframundo, reina en el mundo de los muertos, representando así la oscuridad, nuestra parte inconsciente.

Uno de los mitos vinculados al signo de Escorpio es el octavo trabajo de Hércules al vencer a la Hidra, un monstruo de siete cabezas una de ellas inmortal. Hércules recuerda la frase de su maestro: “Ascendemos arrodillándonos, vencemos cediendo, ganamos renunciando”. Consigue sacar a la luz a la Hidra escondida, cortando y cauterizando las cabezas con el fuego para que pierdan su fuerza destructiva. Es así que Escorpio tiene la capacidad intuitiva de conectarse con los dos lados, con la luz y la oscuridad.

Si reconoces muchas de estas cualidades aun no habiendo nacido con el sol en Escorpio, es posible que al levantar tu carta natal viésemos que la luna o el ascendente están en Escorpio, o quizás el planeta Plutón es predominante en tu carta. Por ello es necesario estudiar la carta astral íntegramente, no solo un aspecto de ella.

El próximo mes hablaremos del signo de Sagitario!

Hasta la próxima edición.

Antonia Utrera

Consulta Astrològica – Carta Natal – Revolució Solar

Tel. 655 866 424