Una terapia médica que estimula los mecanismos autorreguladores del cuerpo y que, por tanto, es natural. Así es como el portavoz de la Asamblea Nacional de Homeopatía, Gonzalo Fernández, define que es la homeopatía.

Al hablar de esta terapia, Fernández destaca que se tiene muy en cuenta la integridad y la globalidad de la persona. Así, no sólo se da relevancia a los aspectos orgánicos o físicos de una persona, sino que se piensa que todo está en conjunto con el cuerpo y, por tanto, lo que se hace es mirar a la persona desde un punto de vista global.

En consecuencia, el medicamento homeopático se da para la globalidad de la persona. Como explica Fernández, en un estudio científico de referencia se comparó la homeopatía individualizada con un antidepresivo para mujeres depresivas menopáusicas. Los resultados concluyeron que la homeopatía era superior al placebo, al igual que el medicamento. Sin embargo, lo más interesante fue que en los casos que las mujeres habían sido tratadas con el medicamento homeopático mejoraban en otros aspectos aparte de en la depresión, como es el estreñimiento, cefaleas, etc…

Asimismo, los medicamentos utilizados son muy seguros y eficaces y se pueden dar tanto a bebés, como a mujeres embarazadas o a personas mayores, y sirven como una terapia que los médicos pueden utilizar para complementar y ayudar a mejorar los pacientes en según qué momentos. Se trata, pues, de un recurso más que pueden utilizar los médicos para tratar de manera más efectiva la salud de los pacientes.

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter