Per: Gisela Izard.-

Dormir bien es fundamental para nuestra salud. Tanto para nuestra vida diurna como nuestra salud a largo plazo. Además, roncar afecta también a nuestro compañero de cama, o a los compañeros o familiares que duermen cerca.

¿Te sientes cansado o te duele la cabeza al levantarte? Puede que sufras apnea del sueño, que ocurre cuando se obstruye el paso del aire durante, al menos, 10 segundos, lo que provoca decenas de despertares que agravan las consecuencias de los ronquidos. Eso se traduce en somnolencia y cansancio diurno, cefaleas, problemas de concentración o de memoria.

Dicen que se estima que un 50% de los hombres y un 25% de las mujeres roncan más de cinco días a la semana. Aunque la mayoría de los “roncadores” no son conscientes de los problemas de salud a largo plazo que puede ocasionar.  Las apneas favorecen la hipertensión arterial y posibles problemas cardiovasculares. Incluso un estudio del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer revela que entre las personas que las sufren hay un mayor riesgo de desarrollar cáncer.

Aquí tienes 10 posibles formas para solucionar los ronquidos de forma fácil y sana:

  1. Pon un cojín de lavanda o unas gotas de aceite esencial de lavanda en tu almohada.
  2. Intenta dejar el tabaco, el alcohol o los tranquilizantes (al menos 4 horas antes de dormir).
  3. Deja los lácteos porque hacen que el cuerpo produzca más mucosidad
  4. Duerme de lado, mejor si es el lado derecho.
  5. Haz yoga de la lengua para tonificar los músculos de la boca (Por ejemplo, sácalalo más lejos que puedas, arriba y abajo, derecha e izquierda, durante 1 minuto. Presiona la punta de la lengua contra la parte delantera del paladar y sigue hacia atrás tratando de no doblarla hasta llegar a lo más posterior que puedas.)
  6. Haz ejercicio regularmente y cuida de tu espalda: haz estiramientos, yoga, pilates, natación…
  7. Pon 2 gotas de aceite de sésamo en cada fosa nasal por la noche.
  8. Lava la nariz con agua por la mañana en la ducha, con la Lota, o con agua de mar.
  9. Haz ejercicios de respiración por la mañana o por la noche antes de acostarte.
  10. Canta, di palabras de sonidos guturales (guante, ungüento, gusano, aguileño, jamón, jarra, etc), o haz gárgaras con agua tibia, agua de tomillo, agua con sal o agua de mar por la mañana o antes de ir a dormir

Te invito a que introduzcas estas pautas fáciles y sanas a tu cuidado personal diario. Algunas de ellas te llevarán solamente unos minutos, otras requieren mayor organización. Escoge las que mejor se acomoden a tu estilo de vida y a cómo quieres cuidar de tu cuerpo.

Otras posibles causas y soluciones

Si tienes alergia en primavera o si tienes alergia a algún alimento, ello inflama la membrana de la mucosa de la garganta y de la nariz. Mantén lo que te provoca la alergia lo más lejos posible y límpiate las fosas nasales con agua por la mañana y con aceite por la noche.

Si tienes un tabique nasal desviado, el velo del paladar distinto (más largo o grande, situado más abajo o atrás), unas amígdalas muy grandes o pólipos nasales que obstruye el aire, visita a un@ otorrinolaringólogo.

Si tienes sinusitis, gripe o resfriado podría provocar ronquidos de forma temporal. Haz bahos con agua salada o con tomillo para que se descongestionen las fosas nasales.

Si tienes sobrepeso, puede ser que acumules grasa en los tejidos de la garganta, la cara y nariz, de esta forma el aire circula con más dificultad por los conductos nasales.

Cuéntame, ¿Has probado alguna de estas soluciones? ¿Cuál te ha funcionado mejor? ¿Tienes tu fórmula favorita? Me encantaría saber lo que has probado.

Más información:

Gisela Izard

www.elartedealimentarte.com

hola@elartedealimentarte.com – Tel. 696980091