Por: Gisela Izard.-

Aprovecha el verano para mejorar tu salud

¿Por qué es importante la vitamina D?

La vitamina D es una de las vitaminas esenciales para nuestro cuerpo, especialmente para la absorción del calcio y el fósforo, la construcción y mantenimiento de huesos y dientes, tiene un papel relevante en el sistema inmunológico, y los nervios la necesitan para transmitir mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo.

La vitamina D pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles, lo que significa que necesita de las grasas para su transporte, y se forma a partir de dos provitaminas. Lo fantástico es que una vez producida en la piel, la vitamina D se almacena en el tejido adiposo y el músculo para cubrir las necesidades en épocas de escasa luz solar como en invierno.

Además, protege contra resfriados, gripes y otras infecciones respiratorias al aumentar los niveles de péptidos antibióticos en los pulmones.

La vitamina D es fundamental para ayudar a prevenir diferentes tipos de cáncer, como de páncreas, pulmón, ovario, mama, próstata y cáncer de piel.

¿Qué dicen los estudios?

Los estudios demuestran que tener el nivel adecuado de vitamina D es beneficioso para la prevención de muchas enfermedades, que incluyen enfermedades del corazón y diabetes, el raquitismo, la osteoporosis, las caries y, también puede reducir el dolor crónico y el riesgo de tener un parto prematuro o la diabetes gestacional.  Cuando se trata de cáncer, la vitamina D es uno de los mejores aliados.  La vinculación de la deficiencia de vitamina D con el cáncer ha sido probada y confirmada en más de 2,500 estudios de laboratorio.

Se considera que los niveles de vitamina D en sangre deberían alcanzar los 50-70mg/dl para mantener el cáncer a raya. Hay estudios que llegan a afirmar que el 90% de los cánceres de mama se podrían prevenir con un aporte adecuado de vitamina D.

¿Crees que puedas tener deficiencia de vitamina D? ¿Qué síntomas puede dar?

El déficit de esta vitamina puede causar:

  1. Debilidad en los huesos (osteoporosis) o problemas de articulaciones hinchadas
  2. Disminución del crecimiento normal (raquitismo)
  3. Irritabilidad, depresión y pesimismo
  4. Dolores musculares
  5. Insomnio o incapacidad para conciliar el sueño
  6. Problemas estomacales
  7. Problemas dentales: llagas, caries, etc.
  8. Problemas de visión.

 

¿Cómo obtenemos la vitamina D?

  1. Exponiéndonos al sol al menos 20 minutos al día (en las horas en las que no quema), sin crema solar protectora.
  2. A través de los alimentos: 1 cucharadita de postre de semillas de chía en ½ vaso de agua cada mañana. Los alimentos que aportan más vitamina D son: la avena, las semillas de chía, los pescados azules, las naranjas, las setas, los huevos, el aceite de hígado de bacalao.
  3. Tomando suplementos de vitamina D. Se recomienda tomar unos 4000-8000UI de vitamina D junto a un adecuado aporte de vitamina K a través de la alimentación (alimentos de hoja verde y fermentados).

Todo lo que hacemos resuena con el Universo y comenzamos a manifestar aquello que verdaderamente deseamos.

La naturaleza y los vegetales guardan energía y poderes sagrados que generan vibraciones positivas y protectoras para ti.

¿Qué conseguimos al cambiar nuestros hábitos y alimentación más saludable? Más salud, bienestar y paz. ¿A qué esperas para cuidarte más y mejor?

Gisela Izard

Nutrición Saludable

www.elartedealimentarte.com

hola@elartedealimentarte.com