Els Diables de Sants tienen ya una larga tradición en el barrio. Concretamente, el grupo se fundó en 1980. Se trata, pues, del segundo conjunto más antiguo de Barcelona, tras el del Clot. En total, participan entre 25 y 30 diablos y tamborileros que, además, cuentan con tres dragones y cuatro elementos de fabulario que sacan a desfilar en sus espectáculos.

A lo largo del año son múltiples las fiestas en las que participan. Edurne y Albert, representantes de los diablos, explican que la más importante es Sants entre Flames, organizada por ellos mismos y que este año se llevará a cabo el día 11 de mayo. En ella, además, habrá entre tres y cuatro grupos de Barcelona y Cataluña invitados. De la fiesta, aparte de lo que todo el mundo ve y disfruta, también destacan el esfuerzo que lleva llevarla a cabo: se debe tener en cuenta toda la logística, pedir permisos a la administración e informar bien los vecinos para que puedan cubrir con cartones los cristales de sus casas.

La precaución, pues, es un tema que también destacan. No sólo para los diablos, que deben ir con guantes, gafas y pañuelos para participar en los espectáculos, sino también los asistentes, que se les recomienda llevar ropa bien gruesa para disfrutar al máximo de la fiesta.

Para formar parte de la agrupación se requiere ser mayor de edad. Una vez dentro, se hace una pequeña formación a todos los miembros y, en el caso de los tamborileros, cada miércoles deben asistir a los ensayos. Tal como explican Edurne y Albert, el único requisito es “tener ganas de pasarlo bien”.

 

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter