“Descubrí la guitarra flamenca y me enamoré”

Miquel Rodergas (Barcelona, 1978) se hace conocer como Micu, apodo que le puso su padre, aunque al principio le daba vergüenza. Se inició en el mundo de la música con la guitarra eléctrica, era una metalero, pero Pata Negra, los Gipsy Kings y, sobre todo, Paco de Lucía le hicieron decantarse hacia la guitarra flamenca y la rumba catalana. Aunque se define como algo vago, Micu es consciente de que hay que esforzarse si quiere hacer realidad su sueño, vivir de su música, un sueño que tiene más cerca después de haber presentado su último disco “Bandaband” .

Sandra Pulido
Agosto’16

De la guitarra eléctrica a la flamenca, ¿cómo la descubriste?
Me apunté en el Aula de Música donde hice un par de años de guitarra eléctrica, pero después descubrí la guitarra flamenca y me enamoré.

Y un buen día decidiste que querías dedicarte profesionalmente a la música.
Con la guitarra eléctrica ya lo pensaba, que me gustaría. Pero cuando descubrí la rumba catalana vi que realmente podía llegar a hacer algo más importante. Me di cuenta de que podía escribir canciones, que era un mundo nuevo para mí. Hacer una canción es el cincuenta por ciento música y cincuenta por ciento letra.

En esta decisión de dedicarte profesionalmente, el viaje a Lituania fue clave.
El primer profesor de guitarra flamenca que tuve, Marc Mercadé, vivía en Lituania y con otro español que vivía allí montaron el primer festival de flamenco del país. Yo acababa de crear el proyecto Micu como cantautor y creé una parte pequeña para defender mis temas como rumbautor o autor de rumba. Así nació la idea de Micu como grupo.

¿Cómo fue la acogida del público lituano?
Muy bien! La gente se volvía loca, se levantó todo el mundo a bailar -a su manera, como les salía de dentro, que es como se debe bailar la rumba-. La respuesta fue brutal.

¿La rumba catalana está en su mejor momento?
Pues no lo sé, porque tiene altibajos, pero es verdad que la rumba tiene muy buena acogida fuera. Lo experimenté en Lituania, ves que para ellos es una música exótica. Si recordamos las olimpiadas de Barcelona, ​​la clausura fue todo un éxito con los Manolos, Peret … Comparado a cuando empecé, ahora está mucho mejor porque hay muchos más grupos. Cuando yo empecé con Meztuca me dijeron: “sois los únicos paiets que haga rumba catalana ahora mismo”. El flamenco en Andalucía se tiene como algo muy importante, como un patrimonio. Aquí ahora hay algunas organizaciones que han comenzado a moverse para hacer la propuesta a la Unesco, para que la rumba catalana también sea patrimonio de la humanidad.

¿Qué es para ti el flamenco?
A mí lo que más me gusta del flamenco es la guitarra y el baile. Para mí es tan importante como el jazz o como el rock, es todo un fenómeno musical. Paco de Lucía es para mí el músico español más importante de la historia.

¿El flamenco, un género o subgénero?
Creo que un género es algo más importante que el que de momento es la rumba catalana. Es complicado … Puedes decir que es una rama última del flamenco. El géneros musicales tienen muchos matices y quizás la rumba catalana no tiene. Es una polémica en la que no me gusta entrar demasiado. El otro día comentaba con unos rumberos que antes se le llamaba rumba, había uno que decía que fue el Gato Pérez que le puso la etiqueta de rumba catalana, al final es rumba. Yo entré por el flamenco a la rumba catalana y aquí los que más me gustan son los Gipsy Kings que es la rumba catalana que hacen en la Cataluña Norte, tiene sus particularidades, es más aflamencada.

¿Qué otros músicos son tus referentes?
Me gusta mucho la música en general, por ejemplo los Red Hot Chili Peppers, Depeche Mode, Ennio Morricone, Henry Mancini …

‘Quien canta’ va dedicada a su abuela. ¿Cómo era vuestra relación?
Mi abuela cuando venía a casa siempre me pedía que le tocara la guitarra y yo me esforzaba para que cada vez que viniera poder tener cosas nuevas aprendidas. Ella me animaba mucho a seguir tocando y aprender. Mi abuela había hecho la carrera de piano y cuando se hizo adulta y tuvo muchas responsabilidades dejó de tocar y me contaba que siempre se había arrepentido. Me decía: “esto no lo dejes, que es muy importante y algo que te llena mucho”. La canción que le dedico es para agradecerle, cosa que no pude hacer en vida.

¿Ella es quien te dio mas apoyo?
Si, quien más me animó fue mi abuela realmente. Mi familia no es que me lo prohibieran, pero como profesión nunca acabarme de animar masa. A muchos músicos les pasa que los padres les dicen que estudien algo que les de provecho, como si la música no lo fuera. Pero es la situación que tiene la música en este país.

Es complicado.
Sí, es un mal que se ha ido agravando. La música en Francia o Alemania es un arte y un oficio y los músicos tienen mucho prestigio. Aquí tal vez sólo lo tienen los que estudian música clásica y los cantantes de ópera. Un músico debe estudiar muchas horas, ha de ensayar, debe invertir dinero y no hay ningún tipo de ayuda. Es un modelo totalmente equivocado.

Muchas veces los que triunfan aquí no han hecho todo este camino de formación. ¿Estás de acuerdo?
Viendo lo que ha pasado en las últimas elecciones … Quiero decir, aquí parece que cuanto más malo eres y más torpe, mejor. Se premia tener pocos estudios y salir en la tele diciendo estupideces.

En la familia hay más artistas.
Si, con Beth Rodergas, mi prima hago el tema ‘Leave me alone’ del último disco, Bandaband. Mis tíos y mi padre, que son de Súria, siempre han hecho teatro a nivel amateur, son bastante artistas.

¿Qué hay detrás del tema ‘Leave me alone’?
Mi hermano tenía una perra que se llamaba Piga y se le murió. Él hizo un email, a cuatro colegas, muy íntimo y muy sentido y que a mí me tocó y me inspiró para hacer esta canción que habla de la pérdida de un ser querido.

¿Normalmente donde te inspiras para hacer las canciones?
En el último álbum, “Bandaband”, hay un tema dedicado a Paco de Lucía y en otro disco le dedicó una canción a Sara Baras. Dedico canciones a la gente y algunos son temas muy personales. Lo de ‘quien canta su mal espanta’ realmente es verdad y quien escribe también. Hay gente que escribe y no lo enseña a nadie. Yo como que hago canciones y las publico, sí lo enseño a todos.

¿Se puede vivir de la música?
Ya lo podría hacer, pero para vivir de la música solo, tendría que hacer cosas que no me gustan tanto, como dar clases o tocar con grupos. Yo con la música sólo quiero hacer lo que me gusta porque es muy vocacional. Realmente me considero más artista que músico.

¿Este verano donde podremos ver?
En agosto estaré aquí en Barcelona,en las fiestas de Gràcia y después a las de Sants.

Volver a todas las entrevistas

ENTREVISTAS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR
Share This